Translate

Lo mejor está por llegar

También puedes encontrarme en el programa radiofónico "lo Mejor Está por llegar" que se emite en Radio Albolote los Viernes a las 9.30. En este enlace puedes escuchar los programas que ya se han emitido:

viernes, septiembre 03, 2010

Vuelta a la carga

Hace cuatro años que empecé a escribir en esta blog y dejé de escribirla durante un tiempo en el que he estado resolviendo mi vida y ahora vuelvo con más entusiasmo que nunca.

He experimentado en mi pasado vivir en estado de fuga y mientras estaba inmersa en él, hice una una promesa: que si salía de esa situación haría algo por las demás personas que se encuentran sumergido en él (las gacelas)... y ahora toca cumplir mi promesa.

No soy mujer de acción. He de reconocer que sigo teniendo miedo a los leones y que no los quiero en mi vida. Por ese motivo, mi forma de ayudar es el de investigar y dar. Buscaré información útil para gacelas y la publicaré en esta blog. Para mí, lo más importante, aún así, es el aspecto psicológico de este asunto aunque igual de importante es el logístico pero en mi proceso nunca dí con un psicólogo realmente especializado en este terreno así que tuve que resolverlo yo sola y voy a explicar qué pasa cuando se sufre violencia continuada.

Voy a publicar trucos que aprendí, argumentos que defendí e información que encontré.

Cuando empecé quería recoger documentación y dar recursos y consejos a las personas que estén sufriendo ese estado de fuga. Ahora además quiero ofrecer el valor añadido de haber vivido la experiencia y haberla cerrado para siempre.

Perdonadme, Señores, si alguna vez me refiero sólo a las mujeres. Sé que hay aproximadamente un 20% de hombres en estado de fuga.  No me lo tomes en cuenta y considera que esta información te servirá igual, échale un ojo y verás.
Perdonadme también los hombres que no son leones si en algún momento me refiero al género masculino injustamente y os englobo cuando no debo hacerlo. Procuraré evitarlo, por supuesto.

Se sale del estado de fuga, os lo aseguro. ¡No os rindáis!