Translate

Lo mejor está por llegar

jueves, diciembre 16, 2010

¿Línea delgada del respeto? ¡De delgada nada!

Muchas veces, cuando entro en un foro de personas que piden ayuda porque sus parejas son leones, o recibo correos electrónicos en los que me cuentan sus difíciles experiencias, me preguntan si lo que les está pasando puede diagnosticarse como un "estado de fuga" o por el contrario son ellas las equivocadas, y existe la posibilidad de que estén exagerando su situación especialmente si no hay violencia física de por medio ya que la psicológica es a veces tan sutil que resulta difícil clasificarla como violencia.

Y es que desde fuera es tan fácil ver las cosas claras y desde dentro es tan difícil... Además no nos encontramos con un criterio único en esto. A veces contamos algo que nos resulta indignante a un amigo y éste nos dice alarmados que cómo lo permitimos y luego se lo contamos a otro que nos dice que no le demos importancia. No hemos recibido educación en los colegios para identificar la violencia psicológica y se produce con más frecuencia de la que creemos.

Somos testigos de la violencia en cualquier sitio y te daré un ejemplo: Cuando vamos a un supermercado y hay un precio equivocado en un producto que hemos comprado y tratamos a la cajera a gritos, señores, eso es violencia verbal. No por gritarle a la cajera estamos defendiendo nuestros derechos. Lo que estamos haciendo es agredir a una persona que normalmente no suele tener la responsabilidad del daño que te esté haciendo la compañía y que además tiene la obligación de aguantar tu rabia sin rechistar.

Los leones piensan que en la defensa de sus derechos, todo vale y algunos se imaginan que sus derechos están siendo vulnerados cuando no es así (lo habrás notado cuando entra en una discusión violenta porque has saludado a un vecino o porque él te ha saludado a ti). Recuerdo a un león muy cercano a mí que una vez me dijo lo siguiente: "si alguien se pasa conmigo 10 centímetros, yo me paso 10 kilómetros porque una vez pasado, ya no hay límites de respuesta".

El caso es que las gacelas sufrimos violencia verbal y no la diagnosticamos como tal porque no sabemos dónde está la línea que separa el respeto de lo que no lo es. Un síntoma para reconocerla es cómo nos sentimos. Si nuestro león nos dice algo que nos duele, le informamos de que nos duele e insiste... está rompiendo la línea del respeto.

También nos va a servir nuestro propio criterio de lo que no hacemos con alguien a quien amamos. Si tu león hace o dice cosas que tú jamás harías... ya sabes que es un mal síntoma. Te pondré un ejemplo: imagínate que tu león se la pasa todo el día llamándote "cerd@" o "hij@ de puta" o "inútil" o "repugnante"... ¿Tú llamas así a tu león? Por tus principios, no rebasas determinadas líneas que yo llamo "Líneas del respeto" pero él se las salta continuamente. Puedes pensar que para tu león, esa palabra tan fuera de tono, no tiene el mismo significado para él. Pero ahora dime una cosa: ¿Le imaginas utilizando esa palabra con un amigo, o con su jefe, o con un desconocido del que necesita algo? ¿Te has planteado eso alguna vez?


La línea del respeto no es tan delgada como se cree ni tan fácil de romper "sin querer".  Todos sabemos lo que no debemos decirle a otra persona si no queremos enfurecerle. Hasta la persona con menos educación del mundo, sabe que si le llama "inútil" a su jefe, éste le puede despedir así que no creas que esas faltas de respeto son fortuitas y por tanto perdonables.

De eso, nada.


Al final de cada artículo, voy a incluir una recomendación de un libro relacionado con el tema expuesto por si deseas ampliar información. Pulsando sobre la imagen de la izquierda, irás directamente a la web de La Casa del Libro donde yo soy asidua compradora y sé que funciona bien. No te miento, al comprar el libro ayudas a esta web en su mantenimiento. No es necesario que compres porque quiero exponer en esta blog suficiente información para que te ayude a vencer tu situación pero si alguno de los títulos, crees que te pueden ayudar todavía más, adelante. Será bueno para ti y para mi blog.