Translate

Lo mejor está por llegar

lunes, julio 29, 2013

El experimento de los monos

En un estudio psicológico que se hizo con monos, se descubrió algo sorprendente.  Aislaron a un grupo de monos en una jaula y colocaron un racimo de plátanos al final de una escalera dentro de la jaula. Cada vez que un mono subía para comerse un plátano, los cuidadores bañaban con agua a los demás monos. Este acto repetitivo tuvo como consecuencia que cada vez que un mono decidía subir la escalera, los demás lo castigaban a golpes.  Decidieron introducir un mono nuevo a la jaula y descubrieron que cada vez que el mono nuevo subía las escaleras para comerse un plátano, era golpeado por los demás incluso antes de haber sido bañados de agua. Además, aquellos monos que habían sido golpeados anteriormente también se unieron a la tunda del mono nuevo.


Fuente de la foto
Entonces hicieron una modificación nueva y es que sacaron a un mono de la jaula y lo sustituyeron por otro nuevo. Uno a uno, todos los monos que habían sido regados, fueron sustituidos por monos a los que nunca habían regado. Sin embargo, se sumaban a la paliza hasta que finalmente, cada vez que uno mono intentaba coger un plátano era golpeado sin ningún motivo y sin ningún estímulo. Este sorprendente estudio explica muchas cosas de nuestra propia violencia. ¿Por qué golpeamos a los monos que van a por un plátano? No sabemos por qué pero es la tradición. 

Por eso maltratamos a los animales en las fiestas, porque es la tradición. Por eso, maltratamos a niños, por absurdas tradiciones. Por eso existen los pies pequeños de las geishas, los cuellos de jirafa de los padaung, los burkas...Hay un libro de Marvin Harris que se titula "Vacas, cerdos, guerras y brujas" que explica por qué las vacas son sagradas en la India, los Cerdos están prohibidos en la religión musulmana, el porqué de las guerras y por qué las brujas fueron quemadas en la hoguera en nuestra cultura errática. La historia de los cerdos prohibidos tenía mucho sentido en su momento pero ahora no lo tiene. El cerdo, en zonas de escasa agua (que es donde nació el islamismo), para conseguir la hidratación que necesita, se baña en sus propias heces. Eso tenía como consecuencia que se convertía en una fuente de enfermedades epidémicas. Por eso el cerdo está prohibido comerlo entre los musulmanes. Ahora un cerdo puede ser criado sano y no dar problemas de salud pero sigue estando prohibido aunque no tenga sentido (aunque bien pensado, mejor, porque no soy vegetariana pero deberíamos reducir bastante la ingesta de carnes hasta estar seguros de que esos animales no son torturados). 

Si esta idea la extrapolamos a los actos de nuestro león, podemos entender porqué no puede pensar nunca como pensamos nosotros. Los leones fueron criados en jaulas con monos apaleadores sin motivos aparentes. Nosotros no hemos sido criados así, no llevamos ese estigma tradicional terrible que hace que unas personas se conviertan en depredadoras de otras. Así que no podemos hacer mucho por entender qué están pensando y si van a parar de hacer el daño que hacen... se mueven por fuerzas muy lejos de nuestro alcance. No intentes entender por qué son violentos... no sirve para nada. Lo único que necesitas entender es por qué no eres feliz. 


No en vano se ha dicho siempre que la violencia es engendrada por la violencia.