Translate

Lo mejor está por llegar

miércoles, marzo 23, 2011

Dolerá como el agua oxigenada

Fuente de la foto
Cuando vertemos agua oxigenada sobre una herida sentimos escozor pero sabemos que se está curando así que aguantamos estoicamente el dolor. Es un dolor bueno, un dolor que significa que se está curando la herida y confiamos en él. Si hay dolor, hay salud.

Esto mismo ocurre cuando nos separamos de nuestro león y cuando pasan unos días de separación, empezamos a sentir dolor. Dejamos de ver las cosas malas y nos acordamos de las buenas. Lo echamos de menos y sentimos un vacío que duele demasiado. Hemos invertido tanta energía en una relación tan dolorosa que al separarnos de ella lo que duele estar sin ella porque toda nuestra existancia la hemos volcado en luchar para que funcionara y ahora sufrimos una derrota insoportable.


Este dolor se llama DUELO y es bueno pasarlo.

¿Has oído hablar del síndrome de abstinencia? Seguro que sí. Lo que vulgarmente se llama "mono", se produce cuando un adicto se priva durante un tiempo de la droga que consume regularmente. Cada droga tiene un síndrome de abstinencia específico. Dicen que el peor es el del alcohol, al que le llaman "delirium tremens" porque el individuo que lo padece suele tener delirios tales como que su cuerpo está invadido de insectos repugnantes. El síndrome de abstinencia va acompañado de la desintoxicación del cuerpo y tiene una duración de sólo uno o dos días. Pasado ese tiempo, las personas que sufren una adicción, tienen que pasar un proceso más largo que consiste en romper la dependencia física con la droga: los hábitos, los ambientes, los amigos... todo el mundo conoce a una persona que está dejando de fumar y dice: "ahora mismo me fumaría un cigarro".

Esto no es un símil ni una metáfora. Lo que sufre una persona que se aleja de otra, es una ruptura de una dependencia. Requiere un proceso de adaptación a nueva situación y esa adaptación es dolorosa porque deben romperse los lazos que la producían. Por eso, las personas que tienen una relación dolorosa vuelven a los pocos días de separarse aunque su león les haya hecho tanto daño que tengan motivos suficientes para no volver. No soportan el dolor.

Así que debes entender que ese dolor que te produce la separación, es necesario y que en unos pocos meses desaparece. Ese dolor es el gran maestro que te enseñará a ser libre. Ama ese dolor porque es como el dolor de la herida que escuece con el agua oxigenada. Pronto tu dolor desaparecerá y se convertirá en odio. El odio implica que has abierto los ojos y que por fin ahora ves con claridad  todo lo que te ha ocurrido. Cuando ese odio desaparezca vendrá la verdadera libertad y sentirás más llen@ de vida que nunca. ¿Te imaginas ir a donde te dé la gana sin ser vigilad@ o hablar con quien te dé la gana, o hacer lo que te dé la gana?

¡Aguanta el dolor y tendrás la libertad!


COMO CRECER A TRAVES DEL DUELO

Descripción del libro en "Casa del libro":
Cualquier pérdida es dolorosa. El duelo de un ser amado es especialmente difícil de superar. La ruptura de un matrimonio, el fin de una relación de pareja, el alejamiento forzado de las personas que amamos, la pérdida de un empleo, los cambios físicos repentinos debidos a una enfermedad o accidente, además de la pérdida de bienes, de objetivos y de ideales, deben pasar por un proceso de duelo. Este proceso es un camino sinuoso y complejo que supone una experiencia intensa a nivel psíquico, emocional, mental y espiritual. Ante la llegada de esa pérdida inesperada y, muchas veces, incomprensible, cada persona vive su dolor opresivo y personalísimo. El sufrimiento forma parte de la vida y saber crecer a través del duelo es el único camino hacia una existencia plena.
“Sólo aquellos que evitan el amor pueden evitar la tristeza del duelo. Lo importante es crecer a través del duelo y permanecer vulnerable al amor.”