Translate

Lo mejor está por llegar

domingo, marzo 06, 2011

¡Móviles escondidos!


No tienes ninguna intimidad ¿verdad? Todo es susceptible de ser registrado: tu ordenador, tu móvil, tu bolso, tus mensajes, tu correo electrónico... y si se te ocurre rechistar, entonces es que tienes algo que esconder. Tú accedes después de resistirte hasta el cansancio porque realmente no tienes nada que esconder. No tienes los amantes que tu león cree que tienes.


El derecho a la intimidad se considera un derecho fundamental en la Constitución Española (Secc. 1 Art. 18). Un derecho fundamental es aquel derecho inherente al ser humano. Eso significa que nadie nos lo puede quitar porque nos pertenece por naturaleza. En teoría, nuestro león no nos ha robado la intimidad porque normalmente lo que suele hacer es insistir e insistir para que seas tú quien le ceda ese derecho. Apela normalmente al amor que sientes por él para que le abras las puertas a todos tus canales de comunicación con el exterior.


No, no nos roba ese derecho pero sí tiene por costumbre violarlo porque suele utilizar la información obtenida para castigarte. Quizá no tengas un amante pero a lo mejor tienes un amigo que te quiere y te manda mensajes de aprecio. Para tu león, ese amigo en realidad quiere lio contigo y tú lo estás consintiendo. A lo mejor no tienes un amante pero sí que le has confesado a tu madre por correo o vía sms que te gustaría tener más libertad. Para tu león esa libertad es un reclamo que buscas para ligar con otr@s.


Toda información que a tus ojos es inocente, es susceptible de ser utilizada como razón de castigo por tu león. Pero ¿cómo solucionamos esto? Si no le cedes el acceso a tus canales de comunicación te culpará de que escondes algo y si se lo cedes te culpará de cualquier nimiedad que encuentre en tus correos o sms. Probablemente incluso ya sea tarde y haya entrado ya en tus comunicaciones como un virus informático afectándolo todo de ponzoña y malos pensamientos.


Pues bien, hay un camino intermedio. Un camino que es posible que no te hayas atrevido a cruzar por honradez y honestidad con tu león (aunque ¿se merece alguien que comete un delito contra nuestro derecho fundamental a la intimidad que nosotros nos comportemos con él con honestidad y honradez?). Ese camino se llama:


El camino oculto.


El camino oculto consiste en abrir canales de comunicación de los que tu león no tenga constancia. Abre cuentas de correo secretas compra móviles y escóndelos donde él nunca buscaría. Te parecerá terrible hacerlo pero lo tienes que hacer por dos motivos: el primero, porque él (o ella) no te va a respetar la intimidad por mucho que lo negocies y es tu derecho fundamental, no lo olvides. No sólo estás amparad@ por la ley sino también por la moral

El segundo motivo es que necesitarás ayuda el día que decidas ser libre y quizá tengas que comunicarte con "personas prohibidas" por tu león. Mantener esos canales te permitirá mantener a los amigos y familiares que en el futuro pueden acogerte cuando escapes de tu cárcel.

Hazte a la idea de que no vives una relación normal y por tanto las normas de respeto que deben subsistir en cualquier relación que se produce entre dos personas, tengan el vínculo que tengan, no se produce en tu caso y por tanto, ante situaciones anómalas hay que tomar decisiónes anómalas que no tomarías en otras relaciónes. Es una cuestión de supervivencia, no de moral. Si no te deja ser libre tú tienes que conseguir tu propia libertad. Si no te deja tener intimidad, tú debes procurarte dicha intimidad. Si no te deja ser tú misma, tú debes conquistar ese derecho fundamental que te han robado.