Translate

Lo mejor está por llegar

También puedes encontrarme en el programa radiofónico "lo Mejor Está por llegar" que se emite en Radio Albolote los Viernes a las 9.30. En este enlace puedes escuchar los programas que ya se han emitido:

sábado, julio 02, 2011

¿Por qué hieren las palabras?

Hace un tiempo, descubrí que, incluso después de conseguir la fuga y dejar de estar en ese estado de ansiedad constante, no todo acaba ahí. Las heridas de los leones persisten en el tiempo (aunque no debes preocuparte porque se puede vivir con ello y ser feliz a pesar de todo). Lo descubrí en uno de los pisos que compartí después de mi fuga. Sucedió que empecé a experimentar una atmósfera asfixiante con un habitante del piso y me dí cuenta de que estaba sufriendo los mismos síntomas de pensamiento obsesivo, ansiedad, estrés... todo lo que estaba dormido, a veces aflora en situaciones que pueden parecerse a lo vivido con los leones. Son mecanismos de defensa de nuestra psique que en cuanto hace asociaciones con lo nuevo aprendido, se dispara de forma intensa generando estados similares a los padecidos. También me ocurrió algo similar en el trabajo con una persona que tenía fama de ejercer el mobing. Automáticamente todo vuelve a aparecer como si siguiéramos viviendo con los leones.



fuente de la foto


Sin embargo, recientemente he descubierto algo que no sabía que ocurriera y es que no todas las situaciones de conflicto despiertan esos mecanismos de los que hablaba.
Una gacela que trabaja de cara al cliente me contaba que diariamente recibía gritos y malas formas de leones esporádicos a los que tenía que atender. Curiosamente, acostumbraba a dejarlos gritar y esperar a que se calmasen. Una vez calmados, aquella gacela podía hablar serenamente y convencerlos de que lo que exigían era excesivo o explicarles que lo ocurrido tenía una razón de ser o en algunas ocasiones, cuando llevaban la razón, simplemente darles la razón. Me contaba que esas personas no le hacían daño. Se había acostumbrado a que en este mundo hay gente con malas pulgas y poca inteligencia que cree que a gritos consigue más cosas cuando suele ser lo contrario.

El caso es que no se explicaba cómo era posible que, siendo experta en lidiar con momentos de furia sin que ninguno de ellos pudiera afectarle, sin embargo las palabras suaves  de su pareja podían llevarle a estados de ansiedad.

Recordé entonces mis experiencias selectivas en las que efectivamente ocurre eso, algunas veces ocurre y otras veces no ocurre. En ese momento me puse a investigar las similitudes y las diferencias entre unas experiencias y otras y llegué a una conclusión reveladora:

Los leones tienen por costumbre gritar, amenazar, humillar, como cualquier desconocido que nos encontramos en la calle pero la diferencia estriba en que esos gritos, humillaciones y amenazas tienen como objetivo poner en duda la integridad de la gacela.  Los leones, cuando gritan, no gritan al azar palabras derivadas de un enfado, gritan culpando a la gacela de que ha hecho algo que no debía: hablar con alguien, mirar a alguien o simplemente estar en el momento equivocado en el sitio equivocado. Los insultos que utilizan no son los que utiliza alquien que está enfadado ("Gilipollas" "estúpido"... ) utilizan insultos que dañan gravemente la imagen de su gacela y que ni siquiera tienen que tener aspecto de insultos (coqueteas con tod@, juegas conmigo, torpe, retrasad@ mental, inútil...).

La forma más eficaz de hacer daño a un trabajador es poner en duda su eficacia en el trabajo, levantar una mala imagen de esa persona alrededor de sus compañeros, reírse de sus ideas delante de terceros. La forma más eficaz de dañar a la pareja es la de poner en duda su amor, su integridad o fidelidad, su inteligencia o su capacidad para resolver lo cotidiano.

Cuando un león decide humillar a su gacela delante de terceros, procura que todos se enteren de sus errores o de lo que aparentemente son errores.

Cuando un león decide "perdonar" a su gacela, lo hace sin admitir jamás su culpa. Sólo cierra el episodio asentando el daño: "está bien, eres torpe, pero te lo pasaré por alto esta vez". Un león jamás dirá: "lo siento, me he excedido, no es verdad lo que he dicho, perdoname".

Por eso hay personas que pueden despertar de nuevo el mecanismo desarrollado durante una relación de maltrato (una vez que ésta se ha acabado): porque utilizan la misma forma de relacionarse. Y es que...

Por la forma en cómo hieren, los conoceréis.