Translate

Lo mejor está por llegar

jueves, noviembre 06, 2014

No es por lo que haces sino por cómo eres

Muchas personas que han pasado por una experiencia parecida a la mía, suelen observar después que no es la primera ni la última vez que se encuentran con leones y caen en el error de pensar que tienen imán para estas personas, que algo en ellos no funcionan, que actúan de alguna manera determinada para atraer a estos leones. Especialmente, cuando los leones habitan en nuestro lugar de trabajo, pensamos que por algún motivo, esas personas se huelen a distancia que somos gacelas en potencia y nos atacan. Pensamos que hacemos algo mal. Quizá no seamos buenos trabajadores, a lo mejor no tenemos las habilidades sociales adecuadas para esquivarlos o quizá somos idiotas. Es muy fácil pensar estas cosas.

Hace tiempo ví un programa de Redes, con Punset, que hablaba de los psicópatas. Al parecer abundan más de lo que creemos. Comentaba que un 1% de las población es psicópata aunque no todos los psicópatas son asesinos en serie. Entre las características de estos individuos estaba la de encontrar diversión en maltratar personas a las que consideraban "débiles". En la escala más agresiva, ya sabes lo que pueden hacer pero los psicópatas menos agresivos se divierten siendo crueles con su semejantes sólo por gusto. 

Luego hay otro dato interesante que es el de la estereotipia. Es algo que estudié en la carrera hace mucho tiempo, en la asignatura de psicología social. La estereotipia es un acto reflejo que tenemos los individuos para simplificar la información. Cuando vemos a una persona, por su aspecto, raza, edad, color de pelo ojos etc la encasillamos en un estereotipo. Luego puede darnos un reflejo equivocado de quién es esa persona pero la primera imagen, ya sabes, es la que cuenta. Pues bien, la estereotipia, que no es un error en sí mismo porque nos ayuda a defendernos de posibles depredadores, pero que sí puede inducirnos a error, te dice quién te cae mal y quién te cae bien sólo en la primera vista ¿Has probado a mirar a las personas con las que te cruzas y jugar a ver cómo pueden ser? Pues aunque no lo hayas hecho, tu cerebro lo hace constantemente. Así que puedes dar la imagen que esos leones aborrecen..

Después hay un tercer motivo por el que puedes ser gacela en potencia para algunas personas aunque conscientemente no hayas actuado para serlo y es que hay personas que no saben gestionar la envidia. Su bajo concepto de sí mismos provoca que otras personas sean objeto de su odio sólo por lo que tienen, lo que han conseguido o por lo que son. Basta que disfrutes del éxito social, laboral, económico o personal para que alguien decida que eres el objeto de su odio.

Por estos motivos debes entender que las personas que en un momento dado son violentas contigo, no lo son necesariamente por algo que hayas hecho sino por como eres y no vas a poder evitar que esto ocurra. 

Te odian simplemente porque estás en su camino. 

Así que ahora eres consciente de que no puedes hacer nada por evitar ser objeto de odio. No está en ti modificar la conducta de los demás. Por mucho que te doblegues, que trates de estar en paz con estas personas o de obedecerles, ellos seguirán ejerciendo la violencia sobre ti porque seguirás siendo su objeto de odio, de envidia o de diversión. Lo único que puedes cambiar es tu actitud al respecto, dejando de entrar en su juego, aprendiendo a vencer tus vulnerabilidades (si es necesario aprende defensa personal) y sobre todo siendo consciente de que ser como eres acarrea problemas y no estás obligado a agradar a todos. Desagradar a alguien es necesario y no debe alterarte ni preocuparte. 

Sólo sé tu mismo y defiende lo que eres y cómo eres